Published On: Mon, Jan 6th, 2014

CRI-CRI.

Share This
Tags

Hoy en el programa 800 para la radio me fui de recreo, el motivo: celebrar el día en que los Reyes Magos entregan sus regalos a niñas y niñas. Y con tal fin me hice acompañar de un personaje entrañable: Francisco Gabilondo Soler, creador del Grillito Cantor que acompañó muchas vivencias de infancia.

Este niño de ojos azules y mente soñadora nació en Orizaba Veracruz, al pie de un volcán nevado, allí donde “el clima es muy variado pero siempre benigno, por cuya razón abundan las flores y los poetas”. Amante de las aventuras y de los autores que en los libros de ellas hablan: Salgari, Julio Verne, Stevenson, pensó ser un pirata para lo cual dice haberse dedicado a estudiar geografía “porque claro debía conocer muy bien los mares para recorrerlos; la geografía me llevó a la cosmografía, porque ¿Cómo se orientaría en el mar sin conocer las constelaciones?”.

Aprendió mucho por sí mismo, no solo aquello escrito en las páginas de los libros, sino que sus oídos atentos le permitían asimilar los sonidos de su entorno: el rumor del campo, el murmullo del bosque, el canto del agua y voces de mil seres diferentes; a toda esa musicalidad se agregó la alegría de una abuelita que entusiasmaba al chico con cuentos infinitos y alegres melodías al piano. “Todas las tardes me iba con mi abuela. Vivía en una casa de tipo antiguo, con su fuente. Allí estaba el famoso chorrito que por algún defecto de fontanería subía y bajaba; las hormigas pasaban por el brocal de la fuente con sus fragmentos de hojas verdes y parecía que llevaban paraguas”.

Al crecer y habiéndose graduado de soñador profesional, Francisco Gabilondo se convirtió en músico, quizá con el anhelo de plasmar en canciones el cúmulo de cuentos, sueños, anécdotas y cantos naturales salidos de aquel entorno.

Como autodidacta que fue, nuestro personaje indagó en varias áreas del conocimiento. “me encanta la astronomía porque es maravillosa. Es un paisaje… Vivimos en el cielo y no nos damos cuenta. Es como si viajáramos en un ferrocarril y nunca nos asomáramos a la ventanilla. Lo más natural es ver el paisaje. Es asombroso pensar que hay gente que ve a las estrellas una vez al año, a veces ni eso…”.

“Yo me dediqué a la astronomía antigua. De niño quise ser de todo: astrónomo, ingeniero, geógrafo, linotipista, torero, boxeador, marino… bueno, todo, y sí llegue a ser un poco de todo” .

En la ciudad de México después de mucho batallar entra a la catedral de la Radio en México, la XEW. El 15 de octubre del mismo año, a la 1:15 de la tarde, se escucha por primera vez en el aire ¡Quién es el que anda ahí? ¡Es Cri-Crí! ¿Y quién es ese señor? El Grillo cantor. “la idea del grillo es antiquísima. Yo nunca fui un pianista de arpegios o de cosas espectaculares, sino de música sencilla y por eso quise que fueran aventuras de algún animalito, un pájaro, un perrito, un gato y sugerí: ¿Por qué no un grillito? ¿Y cómo se va a llamar?, pues muy sencillo, como en francés: Cri-Cri Le grillón” y así se llamó Cri-Cri un homenaje al canto de los grillos, esos alegres y melancólicos troveros.

En este acto, el compositor da a conocer al mundo a ese grillito que en su interior le contaba historia que él recogía en canciones.
Los personajes que brincan, saltan, ríen y lloran en sus melodías vivían en el interior de Francisco Gabilondo y solo buscaban el lugar y el espacio para manifestarse. Y es gracias a Cri-Cri que saltan a la escena para que los niños (y los adultos) descubran ese universo hasta entonces desconocido.

Aun cuando no sabemos el número exacto de sus canciones, se calcula que ascienden a 200 agregándose un buen número de cuentos.
Gabilondo exploró estilos y géneros diferentes para sus composiciones musicales, sin embargo podemos afirmar que en todas ellas se ha plasmado un carácter particular que las identifica y de inmediato sabemos que estamos escuchando una canción de Cri-Crí. En su evolución, la serie de radio dispuso de más tiempo y más recursos logrando afianzarse en el gusto del público.

El grillito cantor guardo en su maleta su canto de sueños y fantasías, el 30 de julio de 1961 cuando, después de casi 27 años de haber iniciado, la serie dejó de trasmitirse, sin embargo para entonces ya se encontraba dentro de muchos hogares y lo que es mejor había logrado estancia en el corazón de las gentes.

“Realmente mis canciones son fantasías, no son canciones infantiles, porque vamos a decir que canción infantil es una como las rondas que enseñan en los jardines de niños, son canciones que tienen poco alcance, que son muy fáciles para pasar de una nota a otra. ¡Esas si son canciones infantiles! Lo mío son ¡Canciones para divertirse!.

Francisco Gabilondo Soler recibió visa permanente para ingresar al “País de los sueños”, alejado de los sobresaltos sufridos por el cochinito al caer de su cama, el 14 de Diciembre de 1990, tenía 83 años y dormitaba tranquilamente en su casa del estado de México era la 1:40 de la tarde.
“El abuelo, personaje amante de la naturaleza y decepcionado del absurdo precio de las subsistencias, se sentó al pie de un árbol; y con clama, con la placidez que da una larga experiencia, se dispuso a esperar el milagro del atardecer. Transcurría el tiempo: la abeja, terca, zumbaba alrededor de la flor.

Acariciando su blanca barba el Abuelo pensaba. Pensaba en lo grato que resultan todas las cosas divorciadas del dinero: la brisa campirana, los tibios rayos del sol, el lejano tañer de una campana, los balidos de un cabrito alegre… Cosas, todas ellas, que jamás pasarán por una libreta de cheques. Allá lejos queda la ciudad gris con su techo de humo y polvo, con hurañas persiguiendo el ilusorio paraíso de la compraventa. Aquí ¡Cuán distinto! El abuelo saborea el económico placer de sentirse sencillo, como pastor sin flauta y sin más ovejas que esos cuentecillos blancos que pastorean los infinitos campos del alma.”.

BUENA NOCHE.

Fuente: https://www.facebook.com/paco.alva.79/posts/490404637743269:0

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*